MÚSICA EN DANZA
MÚSICA EN DANZA

PROFESIONAL Y SEGURA DE SÍ MISMA

La ciudad de Mohenjo-Daro (que se localizó en 1920 entre las fronteras de Pakistán e India) constituye uno de los yacimientos mejor preservados de la Cultura del Valle del Indo (c. 3300-1300 a. C.). Contemporánea de las civilizaciones mesopotámica y egipcia, también fue un río su eje vertebrador. La extendida veneración a la figura de la diosa Madre motivó la elaboración de numerosas estatuillas femeninas, algunas de ellas encontradas en las excavaciones arqueológicas. La esbelta joven desnuda de 10´8 cm., encontrada en 1926, representa a una bailarina de unos 15 años con labios fruncidos y mirada insolente, pelo recogido, collar y brazaletes. El realismo y perfeccionismo, la plasticidad rítmica en el movimiento corporal, le dan valor de obra con belleza intrínseca. Elaborada en bronce con la técnica “a la cera perdida” (entonces un sofisticado método de fundición), podemos apreciar en ella una expresión y actitud cercana a nosotros. El arqueólogo Mortimer Wheeler considera que era “una chica segura de sí misma y del mundo que le rodea”. John Marshall observa que la joven, con la mano en la cadera, en una postura un tanto insolente, con una pierna ligeramente hacia adelantada, marca el ritmo con el pie. La siguiente canción amorosa sumeria, datada en el segundo milenio a. C., podría acompañar sus movimientos:

 

¡Déjame enseñarte, déjame enseñarte!

Inanna, las mentiras de mujer:

Mi amada estaba bailando conmigo en la plaza,

Ella corrió en torno a mí, tocando el tambor y la flauta,

Sus cantos, tan dulce, cantaba para mí,

Con regocijo, dulcemente, pasé el día con ella.

Esta mentira debes presentar a tu madre.

En cuanto a nosotros, ¡amémonos bajo la luz de la luna!

 

Una segunda bailarina de bronce, de calidad inferior, se encontró unos años más tarde (1930) en la misma zona. Aunque no conocemos los códigos de interpretación, las fuentes arqueológicas y documentales indican cierto nivel de especialización y profesionalización entre los bailarines de aquellas primeras grandes ciudades. Habitual en este y en otros marcos culturales es la danza astral, derivada del temor y curiosidad que el universo ha despertado ancestralmente en los seres humanos. Su analogía coreográfica simboliza el movimiento de los cuerpos celestes, con cuyas evoluciones se pretende conjurar las fuerzas cósmicas. Las danzas cosmogónicas estarán presentes en el imaginario de Occidente –que los constructores plasmaron en los templos medievales cristianos- y en el Oriente, donde se instituyeron manifestaciones religioso-culturales como la del baile de los derviches musulmanes. Al segundo milenio a. C. pertenece el texto del cántico dirigido a acompañar una danza circular en honor a Ishtar: 

 

Tenga lugar una danza giratoria en el… del año.

¡Mira alrededor toda la gente!

Dancen en la calle,

¡Oigamos su clamor!

 

El concepto de arte mantenía entonces el predominio del componente utilitario y socialmente distintivo sobre el estético (lo intrínsecamente bello), dominante éste en el pensamiento de nuestra época. Sin embargo, la danza comenzaba a estar presente en una amplia gama de funciones y actividades sociales propias de un contexto de notable complejidad social, económica y cultural. La finalidad expresiva -ligada a las manifestaciones humanas más primarias- comenzaba a perder valor frente a lo formal, elemento inherente al arte y a su evolución. Ambas vertientes debatirán su espacio en diferentes fases de la historia y en las diferentes corrientes coreográficas, constituyendo uno de los debates de reflexión coreográfica más activos. Los ideólogos de la danza añaden hoy a las vertientes de la expresión y la belleza una tercera vía de concepción artística, que podemos denominar estética del señalamiento, que hace referencia a que es la propia sociedad –o los poderes fácticos- la que, arbitrariamente,  otorga el carácter de artístico a un objeto, por encima de otros criterios. El debate no es nuevo. Platón opinaba que la belleza está en la obra misma, y es reconocida objetiva y universalmente; sin embargo Kant creía que era el individuo racional y su apreciación particular quien debía captar tal condición. Dos mil años de distancia, dos posiciones enfrentadas y un mismo tono filosófico.         

 

C. PUEYO                                            

CAPACIDAD VISIBLE

IBIS ALBIZU / TEORÍA DE LA DANZA / 13/4/2016


LA FRITSCH COMPANY PRESENTA EN LA MADRILEÑA SALA TARAMBANA SU OBRA “MESA PARA TR3S”, UNA SENSIBLE Y EXPRESIVA APUESTA PROTAGONIZADA POR UN CARISMÁTICO ELENCO DE BAILARINES.

 

“Mesa para TR3S” es el nuevo tríptico coreográfico de la Fritsch Company, la vertiente profesional de la Fundación Psico-ballet Maite León que, con numerosos premios nacionales e internacionales a sus espaldas, trabaja desde 1986 en la exploración de las posibilidades expresivas de personas con capacidades diversas (tanto físicas, como psíquicas o sensoriales) a través de una metodología que comprende clases de danza, teatro, música o maquillaje. La Compañía participa, de la mano de sus dos elencos de bailarines, en el Festival Visibles que se desarrolla en la adaptada Sala Tarambana hasta el próximo 1 de mayo, y que cuenta con una variada programación de danza, teatro y música.

La propuesta de la Fritsch Company sigue siendo muy interesante para los profesionales de la danza, y para todos aquellos interesados en adentrarse en la categoría de lo “contemporáneo” a la que, irremediablemente, se enfrentan todos los coreógrafos actuales. En una ocasión, cuando a Antonio Gades le preguntaron por su “tipo de bailarín”, contestó esto:

“Estoy cada vez más cerca de ir en contra de la tesis que tienen los coreógrafos y bailarines, la tesis de que todos tienen que ser iguales (…) Por eso, quizá, otra cualidad que tienen nuestros espectáculos es que quienes interpretan el baile son seres vivos, no arquetipos de una determinada cosa. Bailan los gordos, tienen derecho a bailar los calvos, los feos, los guapos, los viejos… Tiene derecho a bailar todo el mundo. Y eso es humanizar la técnica, ¿o no es humanizarla?”

Con esta pregunta retórica termina Gades, uno de los mayores iconos de la danza española contemporánea, una de las muchas entrevistas que le realizaron. Una pregunta pertinente para los profesionales de la danza, acostumbrados a hipostasiar la técnica y a centrar las capacidades expresivas en su control. Antonio Gades viene a corroborar una obviedad que, a pesar de serlo, parece que hay que seguir recordando: contemporáneos somos todos. La Compañía de Antonio Gades, al igual que tantas otras de vanguardia como la de Pina Bausch, se alejaba de la pleitesía a la técnica clásica, dando así espacio a las muchas y variadas formas de movimiento. El resultado es una escena llena de matices expresivos, fruto de una irremediable puesta en cuestión de lo clásico como único eje de explicación de la danza y del mundo.

La Fristsch Company ha encontrado su espacio en la danza contemporánea trabajando con bailarines con capacidades diversas. El acercamiento a estas propuestas obliga al coreógrafo y al investigador a preguntarse por cuestiones tan diversas como las posibilidades de expresión o los elementos necesarios para contar una historia, apostando por una conversación que termina por ser una experiencia de enriquecimiento mutuo. Así lo explican, al menos algunos de los coreógrafos que han trabajado con esta Compañía

- Coreografía "Ballhaus". Fotografía: Jacobo Medrano
En el Festival Visibles participan con la obra “Mesa para Tr3s” en la que tres coreógrafos actualmente en activo, han montado piezas para los bailarines. Como normalmente sucede cuando los coreógrafos piensan las obras para unos intérpretes en concreto, el resultado es a todas luces brillante. Al servicio de un elenco carismático y capaz de enfrentar con soltura el cambio de registro que supone un programa triple, las obras lucen y emocionan.

Abre la sesión la pieza “Ballhaus” de Antonio Ruz, centrada en los diferentes escenarios de la danza (clase de baile, sala de fiestas) en la que los bailarines recorren las relaciones amor-odio con algunas dosis de humor. Una historia en la que cada personaje parece perfilado de forma minuciosa: Germán Morales es un elegante maestro de ceremonias, y la espontánea y vitalista Ana Fernández, pone el toque más alegre. El personaje de Ana María Alonso, más austero y tranquilo al principio, es muy sorpresivo en los solos, que protagoniza con mucha personalidad. 

Patricia Ruz ha creado “Café”, un poema de desamor aderezado con ritmos franceses y marroquíes, en el que los bailarines interpretan las diferentes etapas del des-amor con gran sensibilidad, acompañados de una escenografía que nos retrotrae a los elegantes cafés franceses. La coreógrafa recorre el camino del desamor en un viaje lleno de percusión en el que la visión de grupo tiene una fuerte impronta. La combinación de bailarines con distintas características que, sin embargo, se armonizan en conjunto es uno de los fuertes de la Compañía y, en esta obra, que requiere de una mayor unidad, se refleja muy bien. Estilos tan dispares como el de Julen Serrano (un bailarín pequeño y fibroso, con una buena combinación entre ligereza y presencia que le hace muy apto para el trabajo de pas de deux) y el de Yael López (que pone la nota más dulce en esta historia, con una encantadora timidez introspectiva que le va muy bien al personaje) se combinan en este juego de emociones.

 En la obra “des/envolturas”, creada por Amaia Galeote, los bailarines alcanzan una mayor interioridad con las formas del cuerpo, una pulcra investigación sobre el movimiento que fluye entre el afuera y el adentro. Con una mínima escenografía que arropa lo esencial, los bailarines están más al desnudo, tanto, que acaban así al final, con una desnudez conmovedora y unos cuerpos orgullosos que dejan muy buen sabor de boca. 

 

EL ARTE COREOGRÁFICO / UN RESUMEN DE SUS PRINCIPIOS YARTESANÍA                                

NUEVA YORK (1963)

PEGGY VAN PRAAGH (BAILARINA Y COREÓGRAFA, 1910–1990)

PETER BRINSON (ESCRITOR, 1920–1995)

 

EL COREÓGRAFO

Ya ves -dijo Diaghilev en 1915-, "dado el talento, uno puede hacer un coreógrafo en cualquier momento "; hablaba de Massine. El talento estaba

Allí y Diaghilev era un excelente profesor. Pero cuando el talento no está allí, nadie puede crear un artista. En este sentido, los coreógrafos nacen, no

se hacen. El coreógrafo es un bailarín cuyas emociones, mente y psiquis le dan el poder para convertir la vida en imágenes de danza. Él puede "explicar las cosas concebidas en la mente a través de los gestos y movimientos del Cuerpo". Tal persona será sensible, por naturaleza, a las impresiones visuales. Será receptivo y observador del mundo que le rodea, conservando la imagen de lo que ve. Una mirada sensible que añadirá un oído sensible y una sensibilidad excepcional para la música. No necesita tener un poderoso intelecto en el sentido académico, sino una mente alerta y profundamente inteligente. No sólo sentirá visualmente, sino que deberá pensar visualmente. Tendrá el don de liderazgo, la capacidad de inspirar a otros bailarines. Al igual que un buen oficial en el ejército será experto en la "gestión del hombre”. Debe saber lo que un bailarín puede hacer, lo que es fácil, lo difícil, y lo que es imposible, para poder obtener lo mejor de sus bailarines sin pedirles lo imposible. Su físico será el de un bailarín. Mantendrá su mente viva y alerta su cuerpo. No tiene porqué ser un gran artista, pero debe ser capaz de sentir físicamente los movimientos que crea para sus bailarines. A diferencia de un bailarín, él puede no ser un gran intérprete. Combina sus dotes naturales con su formación para crear lo que el bailarín interpreta. Cuando crea debe sentir, como Dauberval, que decía que "no es suficiente para mí agradar a la vista; deseo interesar al corazón”. Por lo tanto, la coreografía carga los pasos, movimientos y patrones con pensamientos y emociones para que los espectadores se agiten como por una pintura o un poema. El coreógrafo esculpe pensamiento y sentimiento dentro del movimiento, lo cual es más que la organización de los pasos. Todo buen maestro en clase, organiza diariamente los pasos con el vocabulario acumulado desde Beauchamps, que ya estableció las cinco posiciones en el siglo XVII. Más que la facilidad técnica en la elaboración de nuevos movimientos y patrones en escena, es la capacidad de encantar y asombrar a los espectadores. Hay decenas de arreglistas de baile competentes que hacen esto todas las noches en el teatro, en el cine y en los estudios de televisión. Son los periodistas del mundo coreográfico. El coreógrafo debe ocuparse de cosas más profundas. Lo que él crea es el elemento fundamental de la danza para ballet.

ROMAN DE LA ROSE                                  

                                                                                                                    

DEUX DAMOISELLES MOULT MIGNOTTES,

QUI ESTOIENT EN PURES COTTES

TRECEES DE MOULT NOBLE TRECE,

FAISOIT DEDUIT PAR GRANT NOBLESSE

EM MI LA KAROLLE BALER;

MAIZ DE CE NE FAIT A PARLER

COMME BALOIENT COINTEMENT:

L'UNE VENOIT TOUT BELLEMENT

CONTRE L'AUTRE, ET QUANT ESTOIENT

PRES A PRES, SI S'ENTREGETTOIENT

LES BOUCHES: SI VOUS FUST ADVIS

QUI S'ENTREBAISOIENT OU VIS.

BIEN SE SAVOIENT DEBRISIER.

 

 

GUILLAUME DE LORRIS (Clérigo y poeta, 1200 – 1240)

JEAN DE MEUNG (Poeta, 1240 – 1305) 

 

EN EL AMOR CORTÉS

El Roman de la Rose fue una de las obras literarias con mayor número de ejemplares antes de la aparición de la imprenta y, seguramente, una de las más leídas en la Edad Media. Narra un sueño inspirado en el amor cortés cuyo protagonista, Guillaume, acompañado por varios personajes alegóricos, participa en la danza del tiempo. Poemas y miniaturas muestran bailes festivos en un aura de gran sofisticación. La Carola fue una danza muy popular en toda Europa, cuyo origen podría situarse en el siglo XII -a este período corresponden sus primeras menciones literarias-. El poeta francés Chretien de Troyes escribió alrededor de 1170: “Doncellas carolearon y bailaron, tratando de competir en alegría”. Los danzantes, cogidos de la mano, avanzaban en línea (farandola) o en círculo (branle), caminando, corriendo o saltando en diferentes espacios, bajo techo o al aire libre, acompañados por sus propios cantos o por los oportunos instrumentos musicales. De su presencia en los siglos posteriores hablan diversas fuentes. El historiador Curt Sachs, en Historia Universal de la Danza (Nueva York, 1937), intuye que “debió ser una danza de reposado discurrir”, ya que, según un manuscrito escrito hacia 1226, se alterna con otra más dinámica, el saltarelli, a la manera de las suites de siglos posteriores, que encadenan ritmos contrastantes; y también Dante y Boccaccio -padres de la literatura italiana junto a Petrarca- la mencionan en sus trabajos. Otra de las danzas más célebres del período bajomedieval fue la estampie (el Cancionero de Ajuda, c. 1280, exhibe una ilustración miniada), una danza de conjunto que denota un claro avance en el universo coreográfico medieval. Pierre Aubry, en su obra Estampies et dances royales (París, 1907), alude a  “la unanimidad en los textos de la Edad Media al definir las estampies como una música para baile tocada con instrumentos”. De compleja etimología, se asocian a un danzante golpeando el suelo con el pie, imagen que nos retrotrae a los coribantes griegos. Ante la carencia de fuentes originales directas, la iconografía y literatura danzarias de la época se convierten en indispensables: pinturas, miniaturas, crónicas y diferentes textos indirectos, siendo las anotaciones musicales las que aportan información más verosímil. Diferentes documentos de la época mencionan también las alemandas, ductias y manfredinas, mientras en Inglaterra resaltan los mumming -bailes en los que participaban los jinetes que previamente habían cabalgado- precursores de la masque y antimasque inglesas. Las limitadas y a menudo contradictorias informaciones obligan a movernos en el terreno de la hipótesis, particularmente cuando nos referimos a danzas anteriores al siglo XV. Los resultados de las investigaciones en este terreno son discordantes. Si la literatura medieval nos ofrece la danza como fórmula habitual de esparcimiento, tampoco evita contrapuntos moralistas. Escribe Don Juan Manuel (1282-1348):

 

“en las vigilias que se agora facen, allí se dicen cantares e se tañen instrumentos, et se ponen postur que son todas al contrario de aquello para que las vigilias fueron ordenadas”. 

 

C. PUEYO   

 

                               

 

LIBROS

LECTURAS SOBRE DANZA Y COREOGRAFÍA

Varios autores

Editorial ARTEA

RITO Y MISTERIO DEL DANCE Y LA CONTRADANZA DE CETINA

Luis Miguel Bajén

DANZA HISTÓRICA DEL MEDIEVO A LA BASSE DANSE FRANCESA S. XV

Peggy Dixon

(Traducción de Carlos Blanco)

DANZA HISTORICA DEL MEDIEVO A LA BASSE DANSE FRANCESA S. XV

SONETOS POR LA DANZA: ANTOLOGÍA DE PEDRO SIMÓN

Pedro Simón

Ediciones Cumbres

CUENTOS DE BALLET

Susaeta Ediciones,S. A.

LINKS

http://www.musicaparatodos.com/escuela-de-musica-online/lenguaje-musical.html

Santiago Saenz Guallar (Educación rítmica)

  

http://perefusterorfila.com/

Identitat Musical (Composición y creación)

 

www.zaragoza.es/ciudad/educacion/cmpd/

Conservatorio Profesional de Danza de Zaragoza

http://teoriadeladanza.wordpress.com/

Blog  de Ibis Albizu.

 

http://antoncastro.blogia.com/

Blog de Antón Castro

 

www.musicadanza.es

Centro de Documentación de Música y Danza

 

http://www.antoniogades.com/

Fundación Antonio Gades

 

http://dancecultureballetbyrogersal.blogspot.com/

Dance´s Culture &  Ballet by Roger Salas

 

http://palyndrome.lacoctelera.net

Soledad Sánchez Bueno. Musicología e Interpretación Histórica.

 

http://www.danza.es/

Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música. 

 

http://www.danzaballet.com/

Portal de danza y ballet. 

 

www.artezblai.com

Portal de las artes escénicas.

 

www.fotoescena.net

www.jesusvallinas.com

Portales del fotógrafo Jesús Vallinas

 

http://www.balletindance.com.ar/

Balletin Dance - Revista Argentina de Danza

 

http://www.danse.univ-paris8.fr

 

http://www.amigosdeladanza.es/portada.htm

Amigos de la danza.

 

http://victorrebullida.blogspot.com/

Blog del compositor Víctor Rebullida.

 

www.balletcompanies.com/

Compañías de danza del mundo.

 

www.dancebooks.co.uk/

Libros de danza. 

 

http://www.balletindance.com.ar/

Revista argentina de la danza.